11/29/2014

El Sistema: Se está haciendo difícil defenderlo
Por Carlos M. Añez
29-11-14
No puedo hablar por todos los que sentimos aprecio y admiración por El Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela y por todo lo que ha traído para Venezuela y el mundo pero si puedo decir que tengo conciencia de que sus partidarios somos muchos y estamos en numerosos países.  Sin embargo, ¡qué difícil se nos está haciendo seguir expresando nuestro  apoyo a ese proyecto! 
José Antonio Abreu acaba de confirmar que el auditorio de Barquisimeto está en marcha. De nada sirvieron las observaciones que se le han hecho. Llegaron tarde porque se estaba manejando el proyecto en secreto, como trabajan las dictaduras, sin escuchar a la gente.  Es un error haber contratado a Frank Gehry para diseñar esa obra.  No necesito insistir en que la arquitectura de Gehry es para construir iconos publicitarios a quien necesite de ellos, todos lo saben. El Sistema no lo necesita y Venezuela mucho menos. Haber escondido esa oportunidad de trabajo a los arquitectos venezolanos es una deslealtad imperdonable. Lo más probable es que Gehry le haga a esa ciudad un mamotreto caprichoso ininteligible que tendrá el mismo efecto estético de presentarse en la Redoma de Petare con un disfraz de astronauta. Pero lo peor de esa decisión es que les da pie a los enemigos de El Sistema para que lo vuelvan a acusar de tirano. Pues tirano parece y de paso está haciendo cada vez más difícil defender a El Sistema.
En la base de mi atracción por El Sistema está mi convencimiento de que el arte eleva la condición humana al maximo nivel de su esencia. Ademas de ser uno de los medios que tiene el ser humano para dar sustancia a sus pensamientos, el arte le hace posible sentir y desplegar emociones, marcar momentos vitales, caracterizar interacciones con sus semejantes y transmitirles mensajes. En pocas palabras, el arte hace posible sentir qué es ser humano. En particular la música, entre las artes, es la que, en mi opinión, tiene mayor alcance en el interior del hombre común aunque el teatro no le queda muy lejos.
Pero esa es solo la base ideológica de mi atracción hacia la música.  En la práctica, lo que me pasa es que amo la música. Ella me ha acompañado toda mi vida. No puedo vivir sin escuchar música. Escucho música todo el tiempo que me lo permite la vida cotidiana. La música me ayuda a pensar, a soñar, a sentir nostalgia, a combatir la depresión, a expresar mi alegría, a digerir mis fracasos y a celebrar mis logros. Admiro a quien es capaz de hacer música. Venero a los semidioses que compusieron la música que más me gusta en los siglos 18, 19 y 20. En fin, la música es fuente de vida para mí.
Que haya sido en mi país que la música hubiese tomado un lugar sobresaliente en amplios sectores de la población me ha hecho feliz. Pensar que tanta gente en Venezuela ha tenido acceso a hacer y a escuchar música buena y ha podido sentir el placer y las emociones que transmiten los notas de instrumentos, solistas o en conjuntos, interpretando composiciones de los grandes maestros de la historia, me produce alegría y satisfacción. Cuando me imagino miles de padres y familias enteras escuchando los progresos de sus niños en el aprendizaje de música y asistiendo a sus presentaciones para oír como contribuyen al concierto que entre todos ofrecen, me siento contento y lleno de esperanza. Las noticias de los éxitos de nuestras orquestas y  nuestros solistas en el mundo y las de que en otros países han tomado el ejemplo venezolano para organizar sus “Sistemas”, me llenan de orgullo. Saber que todo eso ocurre en esta época de maldad, trampa, traición y destrucción y como dice G. Cabrera, cuando está teniendo lugar “… la extinción nacional de la ética a todo nivel, la quiebra económica, la más obscena corrupción y la entrega del territorio nacional al hampa”…me alivia la angustia que siento en el corazón porque me confirma que a pesar de todo tenemos una juventud que es capaz de amar y hacer belleza. Eso nos da esperanza. Eso ha sido posible por El Sistema.
Obsérvese que no estoy asignando a la música una función social.  No creo en eso de que la música ayuda a reducir la pobreza. Afirmarlo es populismo. Defendiendo El  Sistema, a la música se le han atribuido virtudes socioeconómicas redistributivas inauditas. Eso es otro fraude populista. Como he argumentado, la música enriquece pero es al espíritu. La música promueve sentimientos humanos nobles y no genera ingresos por sí misma. Hacer y presentar música puede dar dinero pero ese es otro “cantar”. Es un error de Abreu y en especial de Dudamel haber promovido El Sistema como instrumento para reducir la pobreza porque ni la reduce ni esa idea podrá sostenerse como tantas patrañas socialistas. Claro, lo que se generó fueron más subsidios.
Desde hace varios años vengo rogando que Abreu y Dudamel no se viesen obligados a definirse políticamente porque al hacerlo brotarían las divisiones entre la gente del Sistema lo cual  amenazaría su continuidad. Vano intento. Abreu y Dudamel con hechos y recientemente con declaraciones,  nos han hecho saber de qué lado están, por lo menos temporalmente. No puedo decir si son unos comunistas que están de acuerdo con lo que le están haciendo los chavistas a mi país y tampoco sé si es que no están de acuerdo y lo quieren ocultar para seguir dirigiendo El Sistema y recibiendo el gran subsidio. Lo que si veo claro es que han puesto en peligro el futuro de largo plazo de El Sistema al asociarlo más estrechamente con el chavismo
En efecto, estoy convencido que el infierno chavista no durará como el cubano, porque somos un país diferente en un momento histórico diferente. La debacle económica en que han sumido a Venezuela, la fuerza que todavía se le ve a nuestra juventud, la gran dimensión comprobada de las fuerzas de oposición,  la ruina creciente del apoyo popular al gobierno, las posibilidades de comunicación que la electrónica le da a la población, la interconexión con el contexto internacional y muchos otros aspectos nos dan la confianza para mantener nuestro optimismo. La reconstrucción llegará. Al definirse, Abreu está acercando el peligro de que en la reconstrucción se vea El Sistema como obra chavista, cancelando los 25 años de su desarrollo que ocurrieron antes de que se iniciara esta era de destrucción y entonces se nieguen los beneficios del Sistema para la juventud. Es más, hoy mismo hay gente que dice que el Sistema es saudita, que promueve al gobierno y que hay que eliminarlo.
Si Abreu y Dudamel se hubiesen declarado abiertamente anti chavistas como lo hemos hecho muchos, pues El Sistema no habría recibido el subsidio o habría sido mucho menos. Era muy difícil evitar ese riesgo. Abreu todavía cree que lo está evitando pero de vez en cuando tiene que ir a Miraflores y retratarse para que sigan fluyendo los dólares. La realidad se impone sin miramientos por sobre sensibilidades e idealismos. En especial las realidades políticas. Si no, pregúntenle a los amigos italianos como fue el tiempo de los fascistas. El que no marchaba no comía. Los subsidios eran solo para los obedientes. Cabe la posibilidad de que Abreu esté pensando: “Ya estoy viejo. Que me crean chavista, comunista o economista, a mí no me importa. Lo que quiero es sacarles a estos cazurros los dólares para construir otras sedes para El Sistema y tengo que apurarme porque si llegan otros voy a tener que empezar otra vez.”  O sea, como cualquier primer ministro de alguna Antilla menor recibiendo petróleo venezolano regalado. Por esto es tonto pensar que si no le dan los dólares a Abreu “se podrían construir nosecuantas escuelas, viviendas y hospitales”. Si no se los dan a Abreu, de todos modos los despalillan o se los roban como lo han estado haciendo sin piedad desde hace años. Es más,  ¡A lo mejor Abreu piensa que él se está “sacrificando” para beneficio de El Sistema! … Vaya Ud. a saber.
Sin embargo, seguiré reflexionando para alcanzar algún equilibrio en mis apreciaciones y continuaré  luchando para que se hagan juicios justos sobre lo que se ha conseguido con El Sistema de orquestas. No se puede admitir que las posiciones políticas deformen nuestra evaluación de lo que han logrado Jose Antonio Abreu, por su parte y los miles de músicos y muchachos venezolanos que han trabajado para hacer de El Sistema un objeto de admiración en el mundo entero. Es injusto asignarles funciones sociales o políticas, positivas o negativas (v.gr.: reducción de pobreza o promoción de la dictadura) cuando ellos lo que hacen es MÚSICA, ARTE y CULTURA en nuestro país. No voy a pedirle a Abreu o a Dudamel que se declaren anti chavistas como no se lo pido a nadie. Si ellos son chavistas, allá ellos, que corran con su responsabilidad histórica. Ahora bien, cuando se equivoquen o abusen de sus posiciones respecto a El Sistema saldré adelante a exigirles que corrijan y respeten nuestros intereses como venezolanos.


11/19/2014

RESPUESTAS A LAS PREGUNTAS DE ANIBAL ROMERO
por Carlos M. Añez
Guaynabo, Puerto Rico  19-11-14

v  Anibal Romero (AR): Gracias por enviarme tu artículo en defensa de Abreu y su "sistema". Sobre el tema voy a reformularte algunas preguntas, que ya en otra oportunidad te hice, con el ruego de que, si te parece, realices tus comentarios:

v  CMAñez

  • En mi artículo no intento defender a Abreu. Lo que trato es de mostrar el prejuicio de Baker y su falta de rigurosidad académica que lo invalidan como crítico. La limitación de espacio de un solo artículo me impidió señalar varias fallas adicionales que tiene su texto. Es de esperar que su libro las exponga plenamente y se vean la inconsistencia y baja calidad de su trabajo pero, claro, no me gastare ni un centavo en comprar ese libro sabiendo que eso es lo que Baker quisiera pues se trata del típico sensacionalismo mercantilista con alguna miserable agenda oculta.
  • Sin embargo, tú ignoras totalmente en tu respuesta los argumentos de Baker y los míos y has entendido mi texto como una "defensa" de Abreu y de "su Sistema" . Para mí eso indica tu hipersensibilidad al tema, tu prejuicio y tu disgusto por el reconocimiento que ellos  internacionalmente reciben. Parece que no importa que Baker nos arroje una sarta de mentiras con tal de que sean contra “Abreu y su sistema” y si puede,  que tire algo contra Dudamel. Eso no se puede aceptar en gente intelectualmente honesta. Lo que yo pido es que se despolitice el tema y se evalúe ecuánimemente El Sistema con criterios artísticos y humanísticos sin, por otra parte, dejar de pedir que se verifique el pulcro uso de recursos públicos.
  •  Las preguntas se pueden clasificar en dos grupos o temas. Uno es la valoración de El Sistema como gasto social que determine si su costo "vale la pena" versus sus beneficios (10 preguntas) y el otro tema, es el ego de Abreu que explica por qué él ha "impuesto" El Sistema y por qué consigue financiamiento, condecoraciones y premios, lo cual para ti resulta inaceptable (4 preguntas).


v  La preguntas del primer tema: valoracion de El Sistema - Costo versus beneficios

·         AR: ¿Cuánto ha costado "El Sistema"?   
CMA.-No lo sé.

·         AR: ¿Se ha hecho alguna vez una auditoría independiente?    
CMA.- No lo sé. Sin embargo, tengo entendido que ha recibido préstamos del BID y eso puede haber implicado alguna revisión de sus sistemas administrativos, pero yo no estoy seguro.

·         AR: ¿Son ciertas las cifras que difunde la bien aceitada maquinaria de PR del "sistema"?
CMA.-No lo sé y tampoco conozco esas cifras. ¿Dónde las has visto tú? ¿las puedo ver yo?

·         AR: ¿Quién ha certificado que "cientos de miles" de niños participan del "sistema"?
CMA.-Certificado, certificado, que yo sepa, no se ha certificado. Pero uno puede sacar unas cuentas y concluir que el número de niños y jóvenes involucrados es grande.

·         AR: ¿Cómo se "come" eso de "combatir la pobreza a través de la música"? 
CMA.-Combatir la pobreza masivamente, a nivel de toda la sociedad, solo se logra con crecimiento económico como lo hemos visto en los últimos tiempos en algunas áreas del mundo.  Ahora bien, aprender a hacer música puede resultar rentable como hemos visto también en los últimos tiempos. (Ref.: Yuja Wang, Ricardo Muti, Anna Netrebko, Pharrel Williams, Beyonce, etc) Además, hay muchos "egresados" de El Sistema ganándose el pan con su música, entre ellos Dudamel, pero para ganar mucho dinero con eso hay que ser muy competente y además tener suerte. De todos modos, hay muchos músicos por ahí comiéndose un cable. Por lo tanto hay que convenir que hacer música como negocio es simplemente otra manera más de sobrevivir en este difícil mundo en el que estamos.  …  ¿no será que están hablando de la “pobreza de espíritu”?

·         AR: ¿Existen acaso otros métodos más eficientes, en especial para una sociedad con las características de atraso generalizado de la venezolana? 
CMA.-Si la pregunta se refiere a métodos de combatir la pobreza, la eficiencia de los métodos depende  de la situación política en la que ellos se apliquen porque, de nuevo, la pobreza se combate con desarrollo económico y como hemos comprobado en la historia este no ocurre porque se apliquen unos métodos (políticas públicas)  y otros no. No habrá desarrollo económico ni reducción de pobreza si las condiciones políticas no lo permiten.  En “socialismo” ni de vaina hay desarrollo económico y en “capitalismo” a veces tampoco, por ejemplo, en austeridad. … if you know what I mean!!! 
  
·         AR: ¿Alguien se ha preguntado cuál ha sido el costo-oportunidad de este ego-trip? 
CMA.-Que yo sepa el único que se lo ha preguntado eres tu pero te advierto que cuantificar  esa relación es casi imposible  cuando se trata de actividades culturales, artísticas, de desarrollo humano y de simple disfrute de las maravillas de la vida entre las cuales está la música y sus efectos emocionales y espirituales.  ¿Qué valor se le puede dar a las sinfonías, sonatas y cuartetos que oigamos?  ¿Cuánto valen en una ecuación las caras de alegría de esos muchachos cuando les suena bien su música? ...o ¿el orgullo de sus padres cuando los oyen tocar? … o  ¿la emoción que sentimos quienes amamos la música cuando oímos uno de sus conciertos? …  y ¿qué me dices del valor que ha tenido el aprecio que han despertado en el mundo y los aplausos que han recibido que se sienten como si fueran de uno?  … ¿y de la vigencia que Venezuela ha alcanzado en el mundo por esa obra?  … el régimen chavista no es eterno y cuando termine serán obras como esas las que tendremos para darnos el coraje, el tesón y la esperanza que necesitamos para la reconstrucción.

·         AR: En un país sin escuelas ni liceos, donde los que existen están depauperados, ¿tiene sentido invertir tanto dinero (aparentemente se trata de sumas considerables) en orquestas clásicas, que  generan gran número de desempleados estructurales (a menos que reciban un subsidio del gobierno de turno?).
CMA.-Aquí es mejor copiar un párrafo de lo que escribí sobre el proyectado campus musical que Abreu quiere construir en Barquisimeto:
·         Un aspecto fundamental a considerar es si la escala que, con ese proyecto, se le esta asignando al Sistema es la que corresponde a un país en el estado en que se encuentra el nuestro. Soy un amante de la música desde niño que, además de disfrutar de su belleza, comprende los beneficios psicosociales que ella ofrece al ser humano. Somos testigos de la maravillosa influencia que ha tenido la actividad musical en los jóvenes que El Sistema ha captado pero “no solo de pan vive el hombre” y no solo la música ha hecho de la humanidad el portento que sin duda ha mostrado ser. Ademas de las bellas artes, que incluyen la música, también la ciencia, la filosofía y sobre todo, el trabajo han sido las bases del esplendoroso desarrollo de la raza humana. No creo que haya duda de que para salir del lastimoso estado en que el régimen militar de los últimos 15 años ha llevado a Venezuela habrá necesidad de un enorme esfuerzo de trabajo, de consenso político y de políticas inteligentes.  En ese contexto, la prioridad que tienen las artes es alta pero no es la máxima. Las actividades para sustentar la vida y generar el crecimiento económico deberán prevalecer en la asignación de recursos por largo tiempo. Por eso el Sistema deberá mantener su lugar en la estructura educativa de la nación pero su costo deberá permanecer en un rango razonable competitivo con el resto de tareas de la educación. Ademas de música y cultura necesitaremos ciencia, destrezas técnicas, información y sobretodo, empleo… y para todo eso se necesitan recursos.”
CMA.-Esto ya lo habías leído. No sé por qué me lo vuelves a preguntar. Lo que sí es nuevo nuevecito es eso de que “las orquestas clásicas generan desempleados estructurales”. Yo nunca había oído de ese fenómeno y tendrías que explicármelo en detalle.

·         AR: ¿Tiene Acarigua (por decir algo), o Altagracia de Orituco, o Maturín, una orquesta juvenil?
CMA.-De acuerdo al website del Sistema en Acarigua no hay orquesta pero hay un núcleo del sistema que es muy activo
CMA.-En el Estado Guárico está la Orquesta Juvenil e Infantil Alma Llanera pero está en San Juan de los Morros y no en Altagracia. Está  formada por 39 cuatros, 14 arpas criollas, 13 mandolinas, 15 guitarras, 8 bandolas, 2 maracas y 3 contrabajos para un total de 94 niños y jóvenes.  
ü  En Maturín hay un núcleo que esta activo.

·         AR: ¿Tienen esas ciudades un sólo liceo o escuela pública decentes?
CMA.-Acarigua-Araure tiene liceo y escuelas públicas. No sé si en Altagracia hay liceo pero escuelas públicas debe tener.  Tengo años que no voy por esos lados.
CMA.-En Maturín por supuesto que hay liceo y escuelas públicas.


v  La preguntas del segundo tema: el ego de Abreu
  • AR: ¿No es Abreu otro ejemplo (salvando las distancias de cada caso) de egocentrismo patológico venezolano, al estilo de Bolívar, CAP y Chávez? Es decir, personajes mesiánicos que son capaces de lo que sea, hasta de vender su alma al diablo (como Abreu) para imponer "proyectos" que engrandecen sus egos
CMA,.Déjame preguntarte aquí ¿Por qué te disgusta que el trabajo de Abreu parezca un ego-trip?  Toda empresa humana y en especial las especiales, son ego-trips en mayor o menor escala.  Grandes logros del ser humano no se habrían alcanzado si no hubiese sido por componentes conspicuos de los ego-trips: amor propio, confianza en si mismo, deseo de éxito, trabajo tesonero, manipulación de la gente, reclamo de reconocimiento, ambición, visión estratégica, adaptación interesada a las circunstancias  y muchos otros rasgos y comportamientos coadyuvantes. Piensa en los ego-trips de Alejandro El Grande, Julio Cesar, Carlomagno, Churchill, Prokofiev,  Steve Jobs, Vanessa Redgrave y … cosi via! Claro, hay ego-trips de ego-trips. El ego-trip de Stalin y el de Hitler fueron verdaderamente unas tragedias humanas de grandes dimensiones pero no porque fueran ego-trips sino porque eran coños de madre.
CMA.-Que el egocentrismo de Bolívar te parezca “patológico” y lo compares con el de CAP y el de Chávez es complicado. Habría que preguntarle a German Carrera. La caída de CAP como víctima de los “notables” y de la traición de sus copartidarios no me resulta muy egocéntrica. Quizá Caldera es mejor ejemplo de ególatra. Ahora bien,  Abreu tiene 40 años trabajando en su vaina y es en los últimos años cuando ha estado recibiendo premios y reconocimientos. Pero la verdad es que no tengo muy claro que rasgos determinan que un individuo es ególatra. 

·         AR: ¿Alguien se ha preguntado (aparte de este servidor) por qué Abreu tiene tal avidez de reconocimiento, de premios, condecoraciones, medallas, diplomas, en todas partes del mundo, como una especie de coleccionista de galardones que, de paso, siempre recibe él y nadie más?
CMA.-Haces unas preguntas extrañas.  ¿Cómo quieres que yo sepa si alguien se ha preguntado eso?  Si me preguntas a mí por qué, te respondería trivialmente: tiene avidez quizá porque los premios son buenos, son bienvenidos y dan prestigio para alcanzar más éxito en lo que intenta lograr. Obviamente, los recibe él y nadie más porque es a él a quien se los dan. No creo que haya muchos de los que ha recibido que hayan sido logrados por su “bien aceitada maquinaria de PR”. Si así fuera, vaya maquinaria!  Los premios se los dan y se los seguirán dando. A mi me parece que la pregunta pertinente es más bien: ¿Por qué le dan tantos premios a ese tipo?

·         AR: ¿Qué va a pasar con el tal "Sistema" cuando ya Abreu no esté? ¿No es acaso un proyecto que depende exclusivamente de un individuo, que a su vez es capaz de entenderse con todos los gobiernos para seguir recibiendo subsidios del Estado?
CMA.-No tengo idea que va a pasar cuando Abreu no esté.  Creo que dependerá de quien gobierne en Venezuela pero parece claro que el Sistema tiene ya una inercia social bastante grande como para que desaparezca de golpe. Claro, como todo proyecto humano se transformará  según le vaya yendo.

·         AR: Lo único que pido es una auditoría independiente. Quiero saber cuánto se ha gastado para enaltecer el ego de J. A. Abreu, capaz, según he escuchado, de lo que sea: amedrentar críticos, amenazar detractores, chantajear y comprar periodistas (los rumores al respecto han corrido desde hace años), y adular al que resulte necesario (incluidos Chávez y Maduro, y acá no hablamos de rumores) para que sigan tocando las orquestas, para que siga existiendo ese "proyecto" absolutamente desmesurado, en medio de una sociedad empobrecida, aplastada y arruinada como lo es Venezuela.

CMA.-Este es el punto enigmático de las críticas a Abreu y su Sistema. Uno se pregunta qué es lo que suscita esa inquina: ¿es el asunto del “ego” que lo hace antipático? o ¿es envidia por tanto premio?  ¿será que es jalabola? ¿será por que es chavista?  Negro no es. El tipo dicen que es amable. Hay mucha gente que lo quiere. Hasta relativamente hace poco tiempo había poca gente que lo rechazara. Internacionalmente es un héroe. ¿…y entonces? ¿Qué es lo que pasa?

CMA.-Por último, ¿Qué es lo que quieres, además de la auditoria que todos queremos?  ¿Qué dejen de tocar las orquestas? ¿Qué esos muchachos no puedan ni tocar música?  ¿te molestan? ¿es que esas orquestas no las merece esa “sociedad empobrecida, aplastada y arruinada” nuestra?  ¿no le tocan? ¿tenemos que vivir en la mierda mientras este gobierno exista? Por favor, amigo! … Tenemos que seguir viviendo y luchando y dándole a nuestros hijos lo mejor que podamos como a bien tengamos. 

11/16/2014

La tiranía de Abreu
Por Carlos M. Añez
15-11-2014
Nuevamente se ha desencadenado una crisis polémica sobre El Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela en la prensa. Esta vez la detonación provino de un artículo publicado en el periódico The Guardian, tradicional diario de tendencia izquierdista de Manchester en Gran Bretaña. El autor es un joven profesor del departamento de estudios musicales de la Universidad de Londres de nombre Geoff Baker (http://geoffbakermusic.wordpress.com/ ).
A mí lo que me resulta irónico y ciertamente inaceptable, es que algunos amigos anti chavistas hayan saltado sin escrúpulos a apoyar las posiciones radicales de este iconoclasta profesional  que ejerciendo la desvergüenza y la arrogancia característica de la “izquierda ilustrada” procede a proferir injurias e improperios a personas e instituciones que ellos odian sin tener por lo menos el cuidado de leer con atención artículos como los de Baker para descubrir lo falso de su método, lo prejuiciado de su análisis, la baja calidad lógica de sus argumentos y la sucia intención de destruir a quien no piensa igual. Mis amigos no se dan cuenta que de esa manera desprestigian y deterioran la fuerza de su lucha contra la dictadura chavista. Es más, ni se dan cuenta que en el contexto general, Baker termina siendo otro chavista más anti sistema.
Este académico se ha dedicado a estudiar aspectos que yo llamaría antropológicos e históricos de la música en Latinoamérica. Así como ha estudiado temas como el reggaetón, la cumbia y otros géneros en cuanto a sus orígenes culturales y sus impactos socio-políticos, parece que Baker ha dedicado recientemente su atención a estudiar El Sistema de Orquestas Juveniles venezolano creado y conducido por José Antonio Abreu. Su interés en el asunto parece haber sido despertado por la activación de un programa similar en el Reino Unido (Escocia e Inglaterra) impulsado por figuras prominentes del “establishment” musical de ese país, entre las cuales se encuentra Sir Simón Rattle, gran director entusiasta partidario de El Sistema.
Según dice el profesor Baker, él se vino a Venezuela por un año para “descubrir el secreto”[1] y, fue “sorprendido” por lo que averiguó acerca de El Sistema conversando “privadamente” con “músicos y observadores culturales venezolanos” que le dieron una imagen del Sistema diferente a la adorable (heart-warming) que describen sus fundadores y la prensa internacional. Tal como lo dice, pareciera que si él no hubiese hecho esa investigación y no hubiese hablado con esos “observadores” no habríamos descubierto LA VERDAD de El Sistema. En otras palabras, los venezolanos tenemos casi cuarenta años engañados por Abreu y es ahora que Baker, por fin, nos aclaró qué estaba pasando realmente.
El artículo de Baker es un prolegómeno promocional de un pequeño libro que le publicaran a fin de este mes en Inglaterra sobre El Sistema. La “verdad” que ahora comenzamos a conocer por el artículo en The Guardian, parte por caracterizar a José Antonio Abreu diciendo que en contraste con la asimilación que le han hecho en el exterior con Gandhi, Mandela y la Madre Teresa realmente Abreu ha sido comparado por la prensa venezolana con Maquiavelo y le han dado el sobrenombre de “el ogro filantrópico” y que “siendo un ex político, claramente tenía ambiciones más allá del ámbito musical”. Baker no aclara si esto de las ambiciones de Abreu es una virtud o un defecto.
Según dice Baker, o quizá según le dijeron, Abreu como director ejemplifica “el maestro autocrático” (esto debe ser algo como dicen que eran Toscanini y von Karajan) que pone “la disciplina antes que todo y detrás del vibrante espectáculo, la orquesta principal del Sistema llego a ser conocida como la Orquesta de la Esclavitud Venezolana”.  Esta es la primera de las críticas de Baker: que Abreu es un tirano y así titula su artículo: “EL SISTEMA: UN MODELO DE TIRANÍA”.
En seguida Baker se explaya en un paroxismo de difamación basada aparentemente en lo que le dijeron en Venezuela que va desde acusar al sistema de ser “un culto y una corporación” (¿?), de mencionar (no documentar ni especificar) “irregularidades” financieras y hasta decir que le hablaron de “abusos y relaciones sexuales entre profesores y estudiantes”. Finalmente, para potenciar su escándalo, vincula esto último con historias de abusos sexuales de profesores de música contra sus alumnas, que ocurrieron en Inglaterra hace más de treinta años y que recientemente han resurgido allá a la luz pública pero que no tienen nada que ver con el Sistema, ni con Abreu ni con Venezuela. En otras palabras, las menciona solo porque lo suyo es una deliberada operación de ataque moral sin escrúpulos ni límites éticos.
La otra critica que hace Baker está basada en  que “muchos” músicos del Sistema le dijeron que no creen que esté dirigido hacia los niños más “vulnerables” pues ni el programa comenzó como un programa social ni los jóvenes que participan son pobres. Los informantes de Baker, según él dice, no creen que muchos niños verdaderamente pobres hubiesen aguantado un programa tan “exigente”.  Los beneficios de “inclusión y trabajo en equipo” que se le han atribuido a El Sistema, “son más difíciles de detectar que el autoritarismo y la competencia”. Debe ser por eso que Baker solo habla de la tiranía de Abreu.
Después de hacer sus temerarias, arbitrarias e injustificadas acusaciones muy impropias de un científico social que quiera ser respetado y sin importarle que él mismo acaba de ofrecer conclusiones sin evidencias, reclama que los resultados de transformación social que se le atribuyen al Sistema tendrían que ser verificados por una evaluación rigurosa, “después de 40 años de financiamiento del estado y de $500 millones de los bancos de desarrollo”. Sin embargo, a falta de tal evaluación Baker prefiere usar las “impresiones” de los enemigos de El Sistema con quienes habló.
Baker intenta sustentar su trabajo haciendo referencia a ciertas formulaciones teóricas de lo que parece ser su especialidad académica: los estudios sociales de la música.  Sin embargo, no puede o quizá no quiere, evitar que se trasluzcan sus posiciones ideológicas en esa materia. Así, Baker dice que las “declaraciones de éxito [del Sistema] están basadas, en cambio, en creencias de hace siglos acerca de los poderes de superación de las altas artes y alguna operación de relaciones públicas más bien moderna”. Según Baker: “….de hecho, El Sistema refleja un pensamiento muy gastado y en algunos casos claramente desprestigiado acerca de la educación musical y el desarrollo social. Es un programa de ´ejercicios  y habilidades´, jerárquico, centrado en el profesor y enfocado en el aprendizaje repetitivo y en el logro. Tiene claros antecedentes en Europa del siglo 19, cuando se promovía la educación musical … para mantener los trabajadores fuera de las tabernas, … Sus raíces retroceden aún más hacia la conquista española de América cuando los misioneros usaron la educación de música europea para …. civilizar… los indígenas. Tales precursores eran programas de control social, no de emancipación.” Como se ve, estas son posiciones radicales frecuentemente encontradas en algunos sectores izquierdistas universitarios sobre temas que, como tienen sustancia fundamentalmente subjetiva, son inherentemente polémicos; condición que, por otra parte, es muy propia en el eterno debate estético y ético del ser humano. No tengo idea de cómo sonaría una orquesta de jóvenes que no aprendieron música con profesores, ejercicios, repeticiones y búsqueda del logro, pero por ahora me quedo con los “sometidos” a la disciplina que, como hemos estado oyendo, suenan delicioso.
Confirmando su posición radical, Baker dice que Abreu es “hombre de convicciones políticas y religiosas conservadoras. … Los valores cuarteleros que su proyecto profesa: disciplina, obediencia, orden, son vistos con recelo por muchos educadores progresistas que prefieren la creatividad y el pensamiento crítico. Es irónico, entonces, que el Sistema haya sido defendido internacionalmente por el establishment cultural liberal.”  ¡Que galleta ideológica se ve en esto!
Precisamente por las mismas razones que esgrimo, no puedo declarar a El Sistema libre de toda culpa. Ya he escrito mi posición sobre aspectos que no me parecen correctos en su reciente acontecer. Creo con muchos, que es necesario auditar su administración, pero no puedo permanecer callado ante un ataque rabioso, irracional y desaforado como el de Baker. Tengo que reaccionar cuando veo que el odio político obnubila y desorienta a mentes que por otras de sus vertientes me parecen valiosas hasta hacerlas tomar y difundir posiciones indignas apoyando lo falso, lo feo y lo destructivo sin cuidar el daño que hacen a gente inocente y de buena fe que nos está cercana.
Afortunadamente, de los 19 comentaristas que registró The Guardian sobre el artículo de Baker antes de cerrar el debate correspondiente,  17 se distanciaron de Baker y defendieron El Sistema sin abandonar su posición anti chavista y solo dos se abalanzaron a apoyar a Baker. Hubo uno de ellos que se excitó tanto que terminó atacando a Dudamel diciendo que él es “…  otro tótem que nadie se atreve a criticar pero cuya fama actual uno no entiende ya que la mayoría de sus interpretaciones son superficiales, someras  o con poco significado”.  Con alguien que diga eso no se puede discutir. El odio le nubla el entendimiento y lo invalida como interlocutor honesto.




[1] Las citas entre comillas son traducciones del artículo hechas por mí.