9/01/2019

La Transición y sus planes


La transición y sus planes
Por:  Carlos M. Añez

Recientemente leí dos libros que, además de analizar e interpretar la historia política de Venezuela para entender las causas del desastre que estamos viviendo, proponen estrategias y políticas públicas a ser aplicadas en cuanto los criminales usurpadores entreguen el poder. Se trata de GUERRA, Eugenio y HERRERA, Luis A.: "La Cultura del fracaso" y CORRALES, Werner y MIQUILENA, Tanya: "Venezuela: Vértigo y Futuro".
No vacilo al afirmar que son dos magníficos libros de obligada lectura para quienes estén interesados en el futuro de Venezuela. El primero es un trabajo académico de investigación del proceso histórico que ha llevado a Venezuela a la actual “hecatombe” con argumentación seria y profunda que propone una estrategia de economía de mercado y una reducción al mínimo de la acción del Estado en el desarrollo.  El segundo, es el resultado de un largo, minucioso y complejo proceso de consulta a ciudadanos comunes, líderes locales y expertos que sustenta un detallado programa de reinstitucionalización de Venezuela, de potenciación de las capacidades de la población y de rompimiento secular del rentismo.
Me ha impresionado la coincidencia de la explicación que hacen Corrales y Miquilena con la convincente explicación de Guerra y Herrera del proceso histórico que conformó en el tiempo "la cultura del fracaso". Sin embargo, las propuestas que Corrales y Miquilena hacen en su libro, aunque también enfatizan la libertad, la propiedad privada y la creación de capacidades, se distinguen de las de Guerra y Herrera porque proponen un Estado encargado de activamente promover y garantizar las condiciones para favorecer la iniciativa y el desarrollo privado. En cambio, Guerra y Herrera, se mantienen en un nivel estratégico y conceptual y proponen un Estado mínimo casi impotente y con un rol secundario y meramente instrumental de servicio a los ciudadanos y no de liderazgo. Aun prescribiendo un Estado que no interfiera con la actividad privada, Corrales y Miquilena le asignan importantes tareas para liderizar la reconstrucción y reconducción de la sociedad, en especial hacia lo que llaman “un nuevo estilo de desarrollo” basado decisivamente en la creación de capacidades en la población.  
El libro de Corrales y Miquilena tiene una intención de aplicación concreta en un gobierno futuro, por lo que recomienda políticas públicas específicas. Como colofón, Corrales y Miquilena proponen que las fuerzas políticas que participarán en una Venezuela futura y rescatada celebren un “Pacto para el Progreso de Todos y la Superación de la Pobreza” que esté vigente por unos 25 años y que cubra los temas fundamentales sobre los que habrá que actuar y comprometerse a impulsar, respetar y cumplir.
Paralelamente, se ha estado informando sobre un, así llamado, Plan País que el Presidente Guaidó presentó a fines de enero.  Hay una colección de láminas (PowerPoint) que circula en Internet y que contiene formulaciones muy someras de los aspectos que serían atendidos por un nuevo gobierno. Se dice que fueron las que usó Guaidó. En esa presentación, la falta de especificidad contrasta mucho con los minuciosos detalles y programas del Libro “Venezuela: Vértigo y Futuro” y además se destaca mucho que su análisis de las causas históricas que nos condujeron a la “hecatombe” comienza con la llegada al poder de Hugo Chávez sin ninguna consideración del pasado anterior.
También hay un grupo de muchachos venezolanos que estudian y trabajan en los Estados Unidos y que les preocupa su tierra y tomaron el nombre de Plan País para formar una ONG. Organizan simposios y eventos relacionados con el surgimiento de un gobierno nuevo de reconstrucción de Venezuela. Numerosas figuras políticas, académicas y periodísticas han participado en esos eventos e ideas no han faltado. No están preparando un plan, pero se acopian ideas para ello. La formación de este grupo y su nombre, preceden a los esfuerzos planificadores de Voluntad Popular que sustentan a Juan Guaidó.
Ahora bien, alguien me preguntó ¿cómo hacer para que las proposiciones y planes bien sustentados en el análisis y la experticia sean los que se pongan en práctica desde el propio gobierno de transición? Como me entenderán, eso requiere una respuesta compleja. Comencemos por reconocer que responder la pregunta implica cierto esfuerzo de predicción y adivinación del futuro y en eso somos malísimos los humanos. Quedémonos entonces en un ejercicio de ficción ilustrada sin compromiso con lo que va a suceder realmente.
Primero tenemos que pensar hasta qué punto podemos esperar unidad en la “oposición”, una vez que ya no sea tal pues se habría transformado en “el gobierno”. Una unidad total de los partidos de la democracia es una situación paradisíaca difícil de alcanzar. Nuestro apólogo tiene entonces que basarse en que habrá siempre algún grupo que se opone a lo que propone la mayoría y además querrá que se le tome en cuenta.  ¿pero, el gobierno de transición será de solo una mayoría o de todos?  ¡vaya pregunta!
Para saber eso habría que conocer cómo será el final del gobierno de Maduro y para visualizar ese evento se requiere una bola de cristal de las que están muy escasas. Conformémonos entonces con dibujar un escenario de ficción a grandes rasgos así:  Una fuerza equis (X) derriba el régimen chavista.  Guaidó ejerce la presidencia por lo menos hasta las elecciones en las nuevas condiciones. Ese período de unos 12 a 18 meses se va en organizar un nuevo gobierno, rescatar las instituciones principales – TSJ; CNE; Fiscal, Contralor, Defensor, etc. -, pedir prestado a los multilaterales, atacar la hiperinflación, capear la crisis humanitaria,  aplacar a los militares rebeldes, expulsar a los cubanos, desplegar un plan de emergencia tipo José Agustín Catalá para dar todo el empleo que se pueda y reunirse, reunirse y reunirse a ver si se logra firmar un Pacto como el que proponen Corrales y Miquilena.  Paralelamente, los partidos deberían acordar un candidato único de unidad y lanzar una campaña electoral.  Programas, promesas y argumentos no se llevan a las plazas y mítines pues se dejan para las reuniones porque en ellas se estarán discutiendo y negociando. ¡Menuda tarea!  Entre las cosas que se negociarán estará sin duda el reparto de ministerios que equivale al reparto de responsabilidades según los diversos aspectos del desarrollo, pero todo en el marco del Pacto que se negocie.
¿Es de esperarse que haya unidad?  Yo no sé si actualmente es de esperarse, pero sí sé que sería el colmo que los políticos no lleguen a formar unidad por lo menos para el período hasta las elecciones. Eso hay que exigirlo sin contemplaciones. No se puede permitir que el nuevo gobierno sea conducido por una especie de “Armata Brancaleone” que no encuentra su norte. En este sentido las informaciones que tengo no son tranquilizantes.
Los mensajes e hilos en twiter son alarmantes y a veces repugnantes. Una colección de abogados vociferantes despotricando contra todos sin proponer nada edificante. A pesar de ser pocos, son tan ruidosos que ofrecen una imagen de una sociedad dividida que no tiene posibilidades de salvarse y así lo ven muchos en el exterior.
Por otra parte, en el período de la Asamblea Nacional presidido por Julio Borges, se le encargó a Werner Corrales hacer una consulta con expertos y grupos que se sabía que estaban estudiando el tema del futuro desarrollo de Venezuela. Esa consulta se hizo, pero, qué pasó con eso no lo sabemos. Seguro que lo engavetaron y nos hicieron olvidarlo. Para mi es mala señal de sectarismo.
Los dos libros que mencioné al inicio, que fueron publicados el año pasado y que nadie menciona como documentos de uso político tienen proposiciones concretas, están disponibles y al menos podrían servir como bases conceptuales de debate.  Sin embargo, de eso no se oye nada. Ahora estamos oyendo otra vez del famoso Plan País y no se sabe si están tomando en cuenta los principios y propuestas concretas de esos dos libros o de cualesquiera otros o si responden a una filosofía socioeconómica diferente y quizá antagónica. He oído de otros grupos de espontáneos del ambiente político y del académico que también quieren actuar de planificadores virtuales.
El aspecto fundamental de los planteamientos de los dos libros es la necesidad de acabar con el rentismo, el estatismo y el clientelismo. Ambos dan gran importancia también a la lucha contra la corrupción y a la contención del militarismo. La causa principal precursora de esas taras sociales es identificada como “la socialdemocracia” que para nosotros los venezolanos es equipolente a las políticas de los partidos Acción Democrática y Copei. Cabe entonces preguntarse, ¿esos partidos están ya dispuestos a abandonar esas políticas socialdemócratas y entrar por el aro?  Buena pregunta ¿verdad? … y es a los partidos más nuevos como PJ y VP a quienes también cabría preguntarles lo mismo. Hasta ahora lo que se les ve y se les oye es muy parecido, por no decir idéntico, a más de lo mismo. El clientelismo, en este caso en su vertiente de sectarismo, está tan presente en los “nuevos” partidos como en los “viejos”. Ni mencionar posiciones renovadoras, cada cual está tratando de ser más populista que el resto.   Además, no les interesa escuchar a los demás sino promover sus propias ideas. La propia Maria Corina tendría que decirnos qué piensa sobre ese tema de la transición y la nueva sociedad.
En cuanto a defender y promover la formación de una Venezuela nueva renaciente de entre sus cenizas, los empresarios brillan por su ausencia. La “oligarquía” casi desapareció o quizá nunca existió. Por lo menos, son muy pocos los individuos de la clase adinerada que tienen consciencia de sus respectivas posiciones de lideres económicos y por lo tanto no sienten la responsabilidad de entrar a la palestra política. Es más, siendo ellos el otro lado del clientelismo, andan pidiendo protección y paradójicamente, desregulación.  Deberían estar participando plenamente en los debates, intercambios y acciones políticas para la formación de “la cultura del progreso” y para la desaparición de “la cultura del fracaso”.
En fin, por ahora no se siente mucho espíritu unitario sino más bien un ambiente de “cada pulpero alaba su queso” y después discutiremos.  Todo esto es preocupante porque la transición no será un camino de rosas. Habrá grandes peligros asechando a Venezuela a los cuales habrá que domar y sin unidad, sobre todo de criterios, motivaciones y programas, las dificultades crecerán y los riesgos serán amenazantes. En mi opinión el gobierno de Juan Guaidó debe ponerle seriedad a este problema de lograr unidad programática, aunque hasta ahora ni siquiera no se tenga unidad táctica para salir de los usurpadores. Sin embargo, si su partido VP lo que quiere ser es un segundo capítulo de la socialdemocracia, no hay nada que hacer.
Parma, agosto 2019
                                                                                                                                                                                       

8/16/2019

Las raíces de la hecatombe


Las raíces de la hecatombe
Por Carlos M. Añez

Comentario sobre: 
Guerrero, Eugenio A.  y Herrera Orellana, Luis Alfonso;LA CULTURA POLÍTICA DEL FRACASO – Estatismo, socialdemocracia y los orígenes de la hecatombe republicana en Venezuela”, Editorial Galipán, Caracas, 2018
                                                                      
Estoy seguro de que somos muchos quienes disfrutamos cuando encontramos una obra de análisis crítico y serio de aspectos definitorios de nuestra historia, especialmente por su capacidad de hacernos reflexionar y comprender mejor el mundo en que estamos viviendo. LA CULTURA POLÍTICA DEL FRACASO es una de esas obras. Debo de inicio reconocer que ese libro me ha llevado a pensar y recorrer la evolución de mi propio pensamiento político desde mi época de estudiante universitario, que fue cuando tomé consciencia de que había un contexto social y político que me interesaba y me afectaba. Aunque, como se verá en lo que sigue, tengo diferencias con sus posiciones, le asigno un gran valor a lo que los autores han logrado.
Han combinado un excelente trabajo académico de estudio exhaustivo de la literatura histórica disponible sobre Venezuela con una defensa muy intensa, aunque de bases conocidas y convencionales, del paradigma conservador de la economía de mercado. Desarrollan un convincente argumento de que la realidad actual de "hecatombe" venezolana es resultado explicable del proceso político histórico del país desde sus etapas más incipientes.
El amplio recorrido por la literatura historiográfica venezolana desde los tiempos coloniales les permite dibujar cómo la sociedad venezolana desde su gestación fue estratificada, clasista, racista y reaccionaria. Los estamentos sociales de entonces, la discriminación racial hacia los “pardos”, indígenas y esclavos, el desprecio a la igualdad, sin olvidar su lealtad a la monarquía española, son presentados con copiosas referencias historiográficas cuidadosamente ordenadas. Una cita de Humboldt remarca esa visión diciendo que “Preferían una dominación extranjera a la autoridad ejercida por americanos de una casta inferior”.
La narrativa se encarga de difuminar los mitos pseudo heroicos de la gesta de la independencia que tradicionalmente se han difundido entre nosotros. Se destaca que la élite criolla, cuando promovió la independencia, no lo hizo auspiciando el triunfo de la libertad y la justicia sino buscando, como clase dominante, un mayor control político sobre el país; que la independencia no fue un movimiento popular sino más bien impopular y que, sin embargo, las masas, manejadas por los caudillos, fueron actores determinantes en la guerra de independencia. Como resultado, en el siglo XIX se expandió el caudillismo, uno de los fenómenos sociopolíticos que junto al militarismo y estatismo son los componentes básicos con los que se va formando “la cultura política” de los venezolanos.  
El caudillismo, que termina domado por las décadas Castro-Gomecistas del Siglo XX, no desaparece, sino que se amalgama con el militarismo para continuar hasta nuestros dias. Es esclarecedora la referencia que hacen los autores a que la Republica ha estado conducida por presidentes civiles solo 10 de los 128 años que van desde la independencia hasta 1958. Por otro lado, la vinculación histórica de los tres elementos componentes del pensamiento dominante es lucidamente explicada. Así, el caudillismo y el militarismo, alimentando un mesianismo persistente, genera el estatismo como expectativa “natural” que se reforzará en las décadas siguientes hasta hoy mismo. En pocas palabras, se fue consolidando la fe en que el Estado, conducido por nuestros “Mesías” militares, es quien resolverá nuestros problemas.
La aparición de la Generación del 28 toma su lugar en la narrativa del libro que reconoce en ella el surgimiento de nuevas fuerzas políticas que impulsaran una institucionalización más acorde con los tiempos.  De esa etapa crucial de nuestra historia, los autores destacan los rasgos socialistas y marxistas de la visión política colectiva de ese grupo de jóvenes ilustrados lo cual es, por supuesto, cierto.  Sin embargo, no intentan la explicación, por no decir la justificación, de tal tendencia ideológica. Tiene el lector por sí mismo que recordar que esa gente, estudiosa en cuanto mayoritariamente universitarios, no pudieron evitar la influencia de un contexto mundial bastante complicado y en plena crisis que les tocó vivir.
El año 1929 fue el paroxismo de la Gran Depresión en el mundo capitalista con lo que las teorías de libre mercado redujeron su “popularidad” casi a niveles de ser solo un paradigma de interés más que todo académico. Las proezas de industrialización de la revolución bolchevique en cambio se estuvieron presentando como ejemplo para el resto del mundo que pasó a admirar los resultados de la planificación centralizada y del potencial de la acción del Estado en la economía. Todavía no se conocían bien las atrocidades estalinistas de ese período. John Maynard Keynes con sus teorías sobre la demanda agregada y el potencial de intervención del estado en las políticas monetarias y fiscales de los países, influyó sobre gran parte de sus colegas economistas y en líderes políticos de gran calado comenzando por F.D. Roosevelt. Después de la segunda guerra mundial, economistas como F. Perroux, J.K. Galbraith, A. Hirschman, G. Myrdal  et al,  defendieron con éxito la necesidad de intervención del Estado en temas como, la ordenación del territorio, la educación, la salud públicas y en general el desarrollo. Prácticamente toda Europa occidental asumió para sus políticas económicas las teorías keynesianas “socialdemócratas” del momento. En fin, mi argumento es que, en ese tenso y sobrecogedor contexto histórico, fue casi “natural” o por lo menos explicable que los muchachos del 28 fuesen fundamentalmente “de izquierda”.
Guerrero y Herrera argumentan que los jóvenes del 28 se transformaron en los líderes que en los años 40 le dieron la entrada institucional y formal a la socialdemocracia con la formación y triunfo del partido Acción Democrática y posteriormente del Copei.  Un análisis muy bien estructurado de las disposiciones de las Constituciones del 47 y del 61, les sustenta su demostración de que tanto la propiedad privada como la libertad económica estuvieron siempre mediatizadas por conceptos tales como “el interés general” y el Estado como representante del pueblo. No hay duda de que tienen razón. Pero, de nuevo, tengo que señalar que eso era parte del paradigma dominante en el mundo. En esos tiempos, quizá solo los Estados Unidos, aplicaban políticas públicas macroeconómicas liberales y no del todo puras. Es como pedirle peras al olmo, desear que la Generación del 28 y los partidos que desarrollaron no hubiesen sido influenciados por lo que estuvo sucediendo en Europa y el “mundo libre”.  La socialdemocracia se impuso en la reconstrucción de Europa y todavía hoy está vigente.  ¿Cómo podemos entonces señalar como problemático que en Venezuela se hubiese instalado una socialdemocracia como la que feneció en el Siglo XXI si eso era lo de esperar?
Hay puntos en el texto del libro en los que la socialdemocracia toma casi carácter de personaje insidioso y pernicioso. De mano con el socialcristianismo, a quien, en opinión de los autores, eventualmente absorbe y digiere, la socialdemocracia es denunciada como el Caballo de Troya del militarismo, autoritarismo y totalitarismo de la etapa chavista. El reconocimiento de los logros de políticas socialdemócratas, que son innegables, se hace, pero sin aceptar que ellos compensen la deficiente promoción de la libertad y de la propiedad privada. Ahora bien, a la socialdemocracia se le asigna el carácter de precursora inmediata del desastre y se le imputa haber sido facilitadora del estatismo por sus componentes limitadores de la libertad y la iniciativa de los ciudadanos. El chavismo es visto como consecuencia y no como causa de la consolidación de la cultura política socialdemócrata en Venezuela.
Ahora bien, vale preguntarse ¿Cómo puede una política pública evitar ser antecedente histórico de las que le siguen en el tiempo? ¿Cómo habrían podido las políticas socialdemócratas evitar ser usadas o eliminadas por el nuevo régimen? La historia tiene ese problema de ser continua. Todo esto, no obstante, no niega que “la cultura política” que se configuró con el tiempo en Venezuela con sus componentes de estatismo y militarismo generó el régimen creado por Hugo Chávez en 1992. Que el régimen socialdemócrata en sus postrimerías y con su forma de apagarse favoreció la irrupción del chavismo no se puede negar, pero la naturaleza autoritaria, abusiva, manipuladora, destructiva, totalitaria, militar, corrupta, criminal, divisiva y violenta del régimen chavista no puede achacarse a las políticas adecas y copeyanas hasta 1998. Esa naturaleza es comunista y populista, no socialdemócrata. La aportó Chávez y, es cierto, se aprovechó de la “cultura política” prevaleciente.
La obra de Guerrero y Herrera se vuelve muy interesante con el análisis crítico minucioso que hacen de tres aspectos cruciales de las políticas socialdemócratas:  el condicionamiento de la propiedad privada con especial atención a las nacionalizaciones petroleras y mineras;  la preponderancia dada a la cantidad en lugar de la calidad de la educación y su uso con fines ideológicos y la contaminación del poder judicial con los intereses partidistas, la formación de “tribus” y la consecuente corrupción de la justicia. Las conclusiones a las que llegan son tan penetrantes como los análisis que las preceden. Pero no puedo negar que entristecen.
Si los autores hubiesen limitado su trabajo al análisis de los sucesos y procesos históricos que explican como Venezuela terminó en la “hecatombe” actual, la obra tendría mi reconocimiento incondicional de excelencia. El problema es que al diagnóstico y al análisis le entrelazan sus posiciones ideológicas sobre las relaciones entre Estado, economía y ciudadanos. Presentan argumentos bien conocidos en el mundo con el apoyo de pensadores y filósofos que expusieron sus ideas a fines del siglo XIX y en el siglo XX. Se trata de autores como Hayek, Friedman, Popper y otros europeos además de Carlos Rangel y otros autores venezolanos más recientes. Su selección es sesgada pues no incluye autores que se opusieron a esa línea de pensamiento.  Por ejemplo, en el caso de la ciencia, nos dan la visión idealista de Karl Popper de que la investigación científica valida el conocimiento mediante supuestos esfuerzos de los científicos para refutar sus propias hipótesis dejando así de lado la visión histórica y factual de Thomas Kuhn de los enfrentamientos entre paradigmas.  De manera análoga, ni mencionan las variadas teorías del desarrollo socioeconómico que circularon y compitieron en la segunda mitad del siglo XX y prefieren más bien ilustrar las virtudes de la libertad económica y de las fuerzas de mercado para estimular la iniciativa privada lo cual conduciría al desarrollo y “derramaría” prosperidad sobre toda la sociedad incluyendo los estratos más pobres. Esa versión de capitalismo puro no se conoce todavía en el mundo y cuando ha habido regímenes que se le han acercado, los resultados no han sido buenos.
No estoy tratando de rechazar o contra argumentar las posiciones ideológicas de Guerrero y Herrera. Esta no es la ocasión para eso. Lo que estoy diciendo es que al tomar ellos una posición específica en ese debate centenario le reducen la credibilidad a sus análisis y conclusiones respecto al proceso histórico político de Venezuela.  Sin embargo y en todo caso, en mi opinión, la obra de Guerrero y Herrera es de casi obligatoria lectura de políticos, académicos, estudiosos y demás interesados en el porvenir de Venezuela.
Parma, agosto 2019

7/05/2019

LA DEMANDA SOBRE EL TIAR


No soy abogado, pero me interesa y me atrae la naturaleza de esa profesión fundamentalmente por su inherente lógica y su uso del lenguaje. Ayer conocí la demanda que dos abogados venezolanos, profesores universitarios por lo demás, presentaron al Tribunal Supremo legítimo (en el exilio) reclamando la inconstitucionalidad por omisión legislativa por parte de la Asamblea Nacional en cuanto se refiere a la aprobación de la solicitud de Venezuela para reintegrarse como miembro del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca TIAR.
Como era de esperar, la demanda está en general muy bien escrita y es clara e inteligible. Sin embargo, estudiándola con detenimiento y con referencia al texto del TIAR, le encuentro serios defectos de argumentación que me hacen criticarla e incluso rechazarla. Mi análisis parte por estudiar el texto de la demanda propiamente, contrastando sus argumentos con lo que estipula el texto del Tratado, para terminar discutiendo los aspectos políticos de haberla redactado y presentado.
No encuentro en ninguna disposición en la Carta Magna algo que permita calificar de “omisión” la interrupción del proceso de aprobación del TIAR en la AN después de la primera discusión. Primero, porque el concepto de omisión está limitado constitucionalmente a incumplimientos de disposiciones precisamente constitucionales y sabemos que reintegrarse al TIAR no es una de ellas. Por otra parte, no hay ni en la Constitución ni en el reglamento interno de la Asamblea ninguna norma que fije los tiempos para aprobar cualquier ley excepto quizá el de 30 dias que se le fijan a la Comisión pertinente que actúa después de la primera discusión. En ese sentido la Asamblea es totalmente soberana, puede tomarse el tiempo que quiera para aprobar leyes, excepción hecha de las que son exigidas taxativamente por la propia Constitución en las Disposiciones Transitorias.
El texto de los demandantes da unos saltos argumentales que, en mi opinión, no pueden admitirse en un documento jurídico formal. No es aceptable que inmediatamente después de mencionar “como hecho público y notorio” el desastre chavista y la tragedia venezolana en los puntos 3 y 4 del Sumario, se precipite el argumento diciendo que “se ha[ce] indispensable la conformación de una coalición de Fuerza Interamericana, a los fines de restituir la soberanía, la independencia política, la paz y la normalidad democrática de Venezuela.” Eso es un non sequitur. La opinión de los demandantes de que tal Fuerza es “indispensable” es muy discutible, no es consensuada ni tiene fundamento factual ni legal. Ese tema es claramente político y controversial. Los jueces no tendrían base para decidir porqué no es posible demostrar que SOLO con fuerza militar se pueden resolver los problemas mencionados en la demanda. Así que no se puede afirmar que la fuerza extranjera es indispensable.
La demanda tiene subyacente la creencia de los autores de que el TIAR es la solución. Claro, solución para obtener la intervención militar que ellos consideran indispensable. Sin embargo, no podrán evitar que los jueces del TSJ (en exilio) y nosotros sus lectores leamos el texto del Tratado y quedemos sorprendidos de que lejos de ser un instrumento para “conformar una coalición de Fuerza Interamericana” está mas bien orientado a evitar soluciones militares. Los dos primeros Artículos del Tratado dicen:
ARTICULO 1.°
Las Altas Partes Contratantes condenan formalmente la guerra y se obligan en sus relaciones internacionales a no recurrir a la amenaza ni al uso de la fuerza en cualquier forma incompatible con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas o del presente Tratado.
ARTICULO 2.o
Como consecuencia del principio formulado en el Artículo anterior, las Altas Partes Contratantes se comprometen a someter toda controversia que surja entre ellas a los métodos de solución pacífica y a tratar de resolverla entre sí, mediante los procedimientos vigentes en el Sistema Interamericano, antes de referirla a la Asamblea General o al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
Además, la activación del TIAR se justifica cuando hay un ataque, o agresión contra un país miembro del tratado en cuyo caso no es que los demás países salen de inmediato a mandar sus fuerzas armadas a ayudar al agredido, no.  Lo que harían es convocar al Órgano de Consulta para evaluar la situación y agotar todas las medidas de negociación, de diplomacia y demás carantoñas. En el caso de Venezuela no ha habido ninguna agresión de un Estado a nuestro país así que eso no nos toca.
Los demandantes evidentemente se dieron cuenta de eso por lo cual se refieren a una disposición del Artículo 6 del TIAR que menciona que puede haber agresiones no armadas a un país miembro. en cuyo caso, no es que se conforma en consecuencia la Fuerza Interamericana como quieren los demandantes, sino que, el asunto se envía al Órgano de Consulta para que este decida qué hacer. Pasan entonces a referirse a una “Declaración sobre Seguridad en las Américas” aprobada por la OEA en 2003 para dar otro salto argumental sin continuidad lógica y concluir que “Por tanto, para que el continente americano y Venezuela puedan restablecer la paz, la seguridad y la normalización de la democracia, la activación del TIAR es indispensable”.  Con el debido respeto, no siendo abogado, me atrevo a presentar mi punto de que en un texto jurídico de demanda no deben aparecer tomas de posición y opiniones sin sustento en los hechos o en los documentos legales de referencia pertinentes.
Otro aspecto es que las relaciones exteriores de la Nación le corresponden al Poder Ejecutivo y en este caso que estamos viviendo, el presidente de la Asamblea es el presidente encargado de la República por lo que la Asamblea no tiene otro camino que aceptar la conducción del tema por parte de Guaidó quien, en todo caso, debe tener razones para haber retrasado el proceso de TIAR.
Así como la Asamblea no tiene poderes ilimitados para imponer su criterio al resto de Poderes Públicos (excepto, por supuesto, redactando y aprobando leyes constitucionalmente), el Tribunal Supremo de Justicia tampoco puede a su arbitrio dar instrucciones al resto de los Poderes. Por eso, lo que realmente piden los demandantes al TSJ es que “exhorte” a la Asamblea a continuar el proceso de aprobación del TIAR. A mi me parece que en ese sentido la demanda se parece a cazar moscas con una escopeta. ¿Tanta redacción y tanta parafernalia jurídica para terminar solo “exhortando” a la Asamblea? Con unos artículos de prensa pidiéndole a Guaidó que apure el proceso bastaba. No puedo evitar ver esto como sospechoso. ¡Sorry !
Para evitar malas interpretaciones, quiero dejar claro que deseo con toda mi alma el final del régimen de Maduro. Nunca, jamás, apoyé al chavismo. Desde 1992 sufro con la mera presencia de esas fuerzas populistas y comunistas destructoras que me han quitado mi país. Sin embargo, lucho por mantener mi mente clara para informarme y reflexionar sobre las realidades que están desarrollándose y con la ayuda de la historia, acercarme a vislumbrar el camino que debemos tomar. No pretendo tener la solución a nuestra tragedia, pero si exijo que las posiciones que tome la gente, en especial mis amigos, no sean, en lo posible, resultado de emociones del momento.
Uno de los autores de la demanda que estamos aquí revisando dice en su perfil de Tweeter: “Lucho por una Venezuela libre de socialismo, NO me calo el populismo.” ¿se habrá dado cuenta de que su demanda es un ejemplar genuino de populismo?  De todos modos, los autores no son los únicos que están demostrando cierta pérdida de lucidez debida quizá a la desesperación que causa la persistencia del régimen. El problema no es que la demanda sea o bien declarada sin lugar o que la sentencia llegue a destiempo después que la AN haya efectuado la segunda discusión. El problema es que su propia presentación al TSJ daña la única fuerza política que tenemos los demócratas venezolanos liderizada por Guaidó porque le da la imagen ante tanta gente que no lee, ni piensa, de que es blandengue y que le da miedo pedir la intervención militar extranjera. Una intervención que no habrá, que no existe y que el mundo entero rechaza.
En estos dias en que hemos confirmado el estado de deterioro o mejor de debacle de la Fuerza Armada venezolana es difícil argumentar que hay que traer una fuerza extranjera para que los termine de aplastar. No creo que eso sea necesario. Con tener paciencia basta.
Parma, 4 de julio 2019

SON LOS MILITARES



Todos sabemos que Nicolas Maduro y sus secuaces civiles no son quienes detentan el poder en Venezuela. Ellos son los que dan la cara, los testaferros políticos y los intermediarios con el pueblo chavista. El poder lo tienen y lo ejercen los militares. Si los militares simplemente declaran que no apoyan más a Maduro, el gobierno cae.
Entonces ¿para qué distraernos y desviarnos en nuestra lucha dedicando esfuerzos y recursos a combatir a segundones como Jorge Rodriguez, Tarek Saab, la Delsy, el insípido Arreaza y los matones del régimen?  ¿para que ir a negociaciones con esos cachos quemaos sin la participación de los militares?  ¿para que seguir denunciando al combo de Maduro si ya están más que suficientemente desprestigiados ante el mundo y en cambio, los militares siguen con sus cachuchotas altaneras y sus medallas multicolores echándosela de taquititaqui, como si nada estuviese pasando.
Pues quiero que se sepa que yo asigno a “los militares” venezolanos la máxima responsabilidad por la tragedia que ha ocurrido en nuestro país. Ellos condujeron los procesos más destructivos que se aplicaron a nuestra economía directamente o protegiendo a los perpetradores. Estando activos o en retiro, han sido encargados de administrar recursos vitales para la supervivencia de los venezolanos. Me refiero a las empresas de Guayana, a PDVSA, al IVSS, a las Gobernaciones y a gran cantidad de empresas expropiadas por el gobierno chavista. Actualmente manejan directamente petróleo, minería y alimentos, nada menos. Permitieron la injerencia cubana en nuestro país y se entregaron a su supervisión sirviendo de predicadores ideológicos para lavarle cerebros a la tropa y actuando como sapos espías contra sus propios compañeros. Usaron la prerrogativa de justicia propia militar para abusar y reprimir a quienes se les opusieron sin ninguna vergüenza por violar las Leyes.
Pero lo que es peor, ha sido la dedicación que han mostrado para montar negocios ilícitos y criminales con el narcotráfico, el contrabando, el lavado de capitales, la compraventa corrupta de divisas, las coimas para otorgar contratos, la importación de alimentos dañados, la trata de esclavas y demás actividades abominables que han arruinado a nuestra sociedad y carcomido su tejido moral.
Toda esa orgía delictuosa de maldad y atropello a nuestro país se ha ejecutado con la mayor sangre fría, con alevosía y perfidia sin el menor sentido de compasión por quienes han sido afectados. No hubo religión ni ideología que sustentara o lejanamente justificara su comportamiento. Han sido simplemente su inclinación al mal, su codicia y sus almas de porquería. No me vengan con argumentos de que los pobrecitos no podían hacer nada porque los cubanos los tenían espiados y amenazados. No era necesario que ejecutaran golpes de estado. Lo que se requería era que fuesen honestos y repudiasen los crímenes que se cometían a su alrededor. Claro, para eso hay que tener una moral sólida y tener guáramos, pero eso es lo mínimo que se le puede pedir a un militar.  Es por eso por lo que tampoco acepto el argumento de que hay algunos militares activos y honestos lo cual me debería impedir generalizar. Quizá eso es cierto, pero si se es honesto, ante tanta asquerosidad no queda sino renunciar o denunciar. Reconozco que se dice que hay una minoría de valientes que están presos, degradados o expulsados. Será solo por eso que acepto que hay que agradecer y admirar a los pocos que se atrevieron a enfrentar al régimen, pero, en todo caso, son una minoría.
Me podrán preguntar por qué en mi crítica separo a los militares de los civiles chavistas si estos son tan culpables como aquellos. Hay varias razones para eso. La mas importante es que los militares detentan las armas por asignación constitucional y por eso se apropian del poder. No me olvido de que el origen del régimen es militar. Chávez y sus cómplices fueron los golpistas de 1992 que desencadenaron nuestra tragedia y todos eran militares. Después creo que hay que considerar que entre los chavistas han estado los comunistas con su ideología “revolucionaria” creyendo sinceramente que estaban construyendo una sociedad y se equivocaron. Son principalmente los que ahora, aunque siguen siendo comunistas, no apoyan a Maduro. En cambio, los militares, como mencioné arriba, ni tienen ideología ni han dejado de apoyarlo. Nadie me puede convencer de que los generales del Cartel de los Soles son comunistas fanáticos que habiéndose leído a Marx todavía quieren construir un socialismo en Venezuela como paso previo a un comunismo utópico.  Lo que son es narcos criminales y punto.
Adicionalmente, han terminado por demostrar involuntariamente, que son la clave para una solución. Digo involuntariamente porque hasta hace poco trataban de hacerse los musiús y pasar agachados lavándose las manos. Ahora, después de despreciar la ley de amnistía, de no atender los llamados de Guaidó y aun de las sanciones norteamericanas que los mencionan con nombres y apellidos, no pueden seguir escondidos políticamente bajo las faldas de Maduro echándosela de “institucionales” y dejando que el combo chavista se pudra. Con ese cuento que se vayan a freír monos. Su responsabilidad está diáfana y clara. Tienen que dar la cara sin tapujos.
¿Qué hacemos entonces?  Es una realidad que impone sus consecuencias. ¿Qué nos corresponde a nosotros de la oposición hacer aquí y ahora en el proceso político?  En mi opinión, lo que hay que hacer es confrontar los militares directamente, con nombres y apellidos, obligándolos a ponerse al frente del régimen y a representarlo plenamente ante el mundo. No hay que esperar que actúen espontáneamente. La esperanza de que actuasen espontáneamente ha hecho que se les vea como una tercera fuerza, tan externa como la OEA o como Trump, que pudiera “hacernos el favor” de tumbar a Maduro. Así, siendo ellos los dictadores reales, han tenido éxito en camuflarse políticamente y desviar principalmente hacia el combo Maduro los ataques que se hacen al régimen. Se oye el grito de “Maduro, CDTM” y no se oye ninguno de “Epa Generalote, CDTM”. Los que parecen que no se han engañado son los gringos pues les han aplicado sanciones a numerosos militares. Viéndolos como otra tercera fuerza, la estrategia de la oposición ha sido pedirles que nos ayuden, sin desnudar su culpa. Una estrategia orientada a no ofenderlos porque nos pueden ser útiles. ¡Pamplinas!  La hipócrita respuesta ha sido “nosotros somos institucionalistas y no damos golpes de estado” mientras continúan despiadadamente su festín de rapiñas.
La campaña política que propongo debe estar dirigida a los casi tres mil generales y almirantes que tiene la FA y los no-se-cuantos miles de mayores, coroneles y oficiales que componen el grupo de 21.000 personas (sic) que recibieron ascensos esta semana, incluyendo por supuesto, a los pocos oficiales honestos que dicen que hay.  A las familias de toda esa gente hay que señalarles su responsabilidad de convencer a sus respectivos militares de que hay que detener la tragedia que nos está destruyendo. Hay que destacarles la violación moral que la inacción significa. Hay que suponer que esas familias también están sufriendo los efectos de la descomposición de la sociedad venezolana, pero hay que recordarles que algo pueden hacer.
La campaña debe dirigirse a los miembros del llamado “alto mando” directamente con nombres y apellidos. Pidiéndole cuentas de su actuación, pidiendo explicaciones de hechos irregulares que les atañen, exigiendo respeto de las Leyes, destacando los valores morales que deben ejercer, especificándoles sus responsabilidades y sometiéndolos a la máxima presión social de que somos capaces antes de ser derrotados definitivamente. Sin embargo, el objetivo fundamental de este esfuerzo es convencerlos de que tienen que ser ellos quienes negocien DIRECTAMENTE con nuestro líder la extinción de nuestro infierno.
Creo que para terminar mis comentarios es oportuno transcribir aquí el Artículo 25 de la Constitución, aunque sea por joder: 
Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.
Carlos M. Añez
Parma, Solsticio de Verano 2019

1/03/2019

NOTAS EN FACEBOOK 3 enero 2018


NOTAS EN FACEBOOK
3 ENERO 2018
• El gobierno debe entender que 2018 trae la última oportunidad que tiene para aceptar la decisión del pueblo de Venezuela sobre un cambio político profundo en el país.
• Por muchos años se dedicaron a obstruir salidas constitucionales y pacificas a la crisis devastadora que la criminal e inepta administración chavista ha impuesto por casi dos décadas. Si en la oportunidad definitoria que representa esta elección presidencial repiten su cínica y abusiva política de trampear los comicios, a la población no le queda otro camino que la guerra, aunque suene terrible.
• Con conciencia histórica y sentido legítimo de supervivencia, los venezolanos no podemos permitir que una camarilla de delincuentes selle ahora por tiempo indefinido nuestras posibilidades de vida civilizada. La sumisión y la desesperanza no son opciones. La rebelión liberadora si lo es.
• Si la opción electoral nos la desvirtúan, tenemos que pelear y como dijo Churchill, habrá que pelear en los campos, pelear en las ciudades, pelear en las vías y en la plazas, pelear doquier y pelear para vencer. Con o sin aliados tenemos que armarnos y pelear.
• Guardando las distancias, lo que enfrentaron los aliados en la Segunda Guerra Mundial fue un dilema análogo. Gran Bretaña o bien intentaba una negociación con los nazis o los enfrentaba militarmente. Chamberlain y Halifax defendieron hasta el último momento la opción de negociación y Churchill la confrontación. Ya sabemos cómo se desarrolló la historia. Todavia después de casi 80 años, disfrutamos de los beneficios de la decisión.
• Ambas posiciones buscaban un mismo objetivo: no tener que entregar el país a Hitler como lo tuvieron que hacer Checoslovaquia, Polonia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Francia y Noruega hasta ese momento. Sin embargo, la opción de negociar no habría podido evitar la cesión, aunque fuese parcial de la soberanía de Gran Bretaña ni eliminar los riesgos de ser traicionados posteriormente por Hitler. La opción de pelear, en cambio, ofrecía la violencia, pero precisamente acercaba la soberanía y la libertad plena del pueblo británico y esa fue la opción victoriosa.
• No estamos ante una competencia por el poder político como legítimamente ocurre en países democráticos. Ni siquiera estamos ante un enfrentamiento de sistemas sociales, comunismo vs capitalismo, república versus monarquía o igualdad versus división por castas. Estamos enfrentando a un régimen criminal, despiadado, fraudulento, falso y sin escrúpulos que ha estado matando y atormentando a nuestro pueblo y que ni quiere ni puede ceder el poder por las buenas. Hausmann lo describe muy bien. Lo que enfrentamos es la muerte de millones de personas y el sufrimiento de las mayorías con terribles efectos dramáticos sobre nuestras generaciones jóvenes y nuestro futuro. No es moralmente aceptable sentarnos a proclamar valores de la democracia, la paz y el dialogo cuando hay un monstruo que se está devorando a nuestro pueblo.
• El régimen chavista debe ser claramente advertido que la resistencia armada no está descartada. La oposición venezolana ha querido siempre ser conocida como constitucional, pacífica, electoralista y popular. En esa dirección creo que ya ha cruzado el límite para que muchos la califiquen de apagada e incompetente. Ha alcanzado muchos logros, pero ha dormitado sobre ellos. Desde el punto de vista del liderazgo la oposición ha resultado aún más corta. Los mejores líderes que hemos visto están tomados por las luchas internas, o están agotados o sus mensajes están marchitos.
• Los cuatro meses de luchas callejeras que vivimos en 2017 demostraron sin lugar a dudas que el coraje y las ganas de pelear de mucha gente no faltan, sino que abundan. Solo faltan el liderazgo, las armas y algo de entrenamiento. Si los narcotraficantes lo logran, nosotros lo podemos lograr mejor.
• Me pregunto qué es lo que asusta a quienes todavía ven la opción armada como inaceptable. Si fuese el número de muertos, un enfrentamiento militar no causaría más muertes que el hambre y las enfermedades que están destruyendo al país. Si fuesen las pérdidas materiales por destrucción bélica, le invito a ver a Beirut reconstruida y además, si continuamos con administración chavista, en la próxima década tendremos simplemente ruinas.
• Lo que plantea Hausmann es una intervención militar internacional invitada por un gobierno designado por la Asamblea Nacional. Lo que yo planteo es la formación de una fuerza militar rebelde que puede tener o no, apoyo internacional pero que pelee por nuestra causa, que crezca con el apoyo popular y de alguna parte de la Fuerza Armada y que conduzca a la victoria sobre los perpetradores de nuestra tragedia.
• La intervención propuesta por Hausmann es internacional para que no sea golpe de estado. Es multinacional para que no sea imperialista y es solicitada por la Asamblea Nacional para que sea legal y no requiera aprobación del Consejo de Seguridad. Creo que además necesita tener un núcleo armado nacional que sirva de referencia y control de los intereses propios venezolanos.
• La intervención internacional cuenta además con otra base legal que es el principio adoptado por las Naciones Unidas de la Responsabilidad de Proteger la población civil de cualquier país. Las naciones miembros de la ONU tienen, en virtud de ese principio, la responsabilidad de intervenir cuando el régimen no pueda o no quiera proteger su propia población.

8/30/2018

Perspectivas de agosto


Perspectivas de agosto
Carlos M. Añez
Parma, agosto 2018
Recientes lecturas y conversaciones me hacen volver a escribir mis pensamientos sobre el drama venezolano. Se trata de expresiones que he recibido de desaliento y desesperanza en relación con un final de la destrucción chavista de nuestro país. Tales voces sentencian que todo está perdido porque el pueblo venezolano se rindió y no va a luchar por su libertad. Está muy ocupado, dicen, en su supervivencia como para salir a arriesgar el pellejo en acciones de masa. Intento analizar ese juicio buscando no solo claridad sino también esperanza.
Pronosticar es siempre incierto. La historia, en cuanto acontecer, es como la vida. Te da sorpresas. Sorpresas te da la vida según Rubén Blades. Sin embargo, no podríamos vivir si no pronosticamos al menos en el corto plazo. Si los agricultores no pronosticaran, no sembrarían y los empresarios no invertirían. Así que, a conciencia de la dificultad de adivinar el futuro, siempre estamos pronosticando y equivocándonos muchas veces. Me he equivocado siempre pronosticando el fin del chavismo y seguiré pronosticándolo porque lo necesito para mi equilibrio emocional igual que los líderes que además lo necesitan para vislumbrar el próximo paso.
Por otra parte, en el estudio de la sociedad generalizar es incorrecto. El ser humano es diverso por naturaleza. No hay una única especie humana que despliega un único patrón de comportamiento y, sobre todo, de creencias. Por eso hablar de “los venezolanos” así, en general, no es válido. Los científicos sociales usan las encuestas para acercarse más a la realidad, pero a conciencia de que ellas solo permiten aproximaciones sin poder generalizar.
La historia en cuanto a registro y narrativa del pasado es buena fuente para entender el presente, pero no para pronosticar. Claro, un pronostico comienza por una imagen del presente y hasta allí la historia ayuda. En base a la historia podemos afirmar que no hay fórmulas para la caída de dictaduras. En el mundo han caído por invasión militar externa, por implosión y conflictos internos, por simple derrumbe propio, por acuerdos políticos, por rebeliones militares, por muerte del dictador, por acción guerrillera rebelde, por estallidos sociales y seguramente habrá casos peculiares que yo no conozco. Tampoco hay fórmulas para sostener una dictadura en el poder. Algunas se sostienen por fuerza militar, otras por apoyo de otros países, unas más por apoyo popular de mayoría o minoría y hay ciertos casos en que se sostienen a punta de dinero y prebendas. Unas han sido cortas, otras muy largas. Unas responden a ideologías históricas y otras simplemente siguen programas políticos ad hoc e incluso surrealistas. Todas ejercen la violencia, pero muchas dependen de pactos políticos con fuerzas que las sostienen. Entonces, en este tema generalizar también es precario. El politólogo Bruce Bueno de Mezquita argumenta que las dictaduras se mantienen mientras puedan pagarles a los grupos que las sostienen.
Se comprenderá que con estas ideas en la mente se me hace muy difícil aceptar las conclusiones de quienes declaran que el pueblo venezolano está rendido y que no habrá estallido social. Comenzando por qué un estallido social es solo una de las múltiples vertientes por las que puede derivar el proceso histórico que está ocurriendo en Venezuela. Piénsese no solo en las opciones mencionadas en el párrafo anterior sino también en eventos que ya han ocurrido y que, sin ser estallidos sociales, tuvieron potencial de desencadenar una crisis final, aunque abortaron.  Me refiero a eventos tales como el golpe del 2002, los drones explosivos, la mal manejada victoria electoral del 2015, etc. Además, las razones esgrimidas para eliminar el estallido social de entre los cursos probables son atrevidas, infundadas e inválidas. Todos los trayectos políticos y sociales concebibles son posibles en Venezuela, aunque a algunos se les pueda ver más probabilidades que a otros. Por ejemplo, un colapso financiero del régimen tiene más probabilidad que un golpe militar, pero se trata de probabilidad y no de certeza.
Confieso que me irritan los argumentos de que el estallido social no ocurrirá porque “el venezolano” está ocupado en sobrevivir él con su familia y no le interesa lo que le pase a los demás porque es cobarde, cómodo y acostumbrado a recibir dádivas. Me parece que acusar de una ausencia de solidaridad social “al venezolano” es ridículo e injusto ante tantas muestras de solidaridad que hemos visto, por ejemplo, las que han dado médicos y enfermeras en primerísimo lugar, los estudiantes y los jóvenes en general, los impresionantes grupos de migrantes caminando juntos hacia el sur de América, las búsquedas colectivas de medicinas escasas y por supuesto la asistencia incansable a protestas y manifestaciones masivas. En fin, solidaridad no falta. Vimos el año pasado a cientos de miles, por no decir millones, de venezolanos enfrentar impertérritos la brutal represión en las calles de las ciudades venezolanas, por cuatro meses seguidos, con decenas de asesinados y con impacto interno e internacional determinante. Aunque el movimiento se apagó ¿podemos decir que esa gente solo se preocupa de recibir sus cajas CLAP, que no quiere luchar, que no tiene coraje, que no es solidaria socialmente? ¿podemos decir que los migrantes que con unos morrales en las espaldas salen a buscar mejor vida a pie, con poco dinero, ¡sin tarjetas de crédito!, son unos derrotados sin coraje para luchar? Es decir, tienen coraje para migrar en esas precarias condiciones, pero son unos cobardes porque migran. Contradictorio, por lo menos ¿no?
En el otro extremo he recibido el argumento de que los migrantes son los valientes que teníamos y que están quedando solo los cobardes. ¡¡¡¡Válgame dios!!!!
Ciertamente, la negación del estallido social como uno de los desenlaces posibles del período chavista está estrechamente vinculada a la creencia de que “el venezolano” se “adapta a todo”. Por supuesto, si los humanos no tuviesen esa capacidad de adaptarnos significaría que los primates ancestrales que dieron origen a nuestra especie hacen millones de años tampoco la tenían. Pero no fue así. La capacidad de adaptarse sostuvo la evolución de la especie. Siempre ha estado disponible para salvar muchas vidas humanas. La adaptación a condiciones extremas ha sido admirada en multitud de casos. La adaptación gradual a los cambios civilizatorios casi no se siente. Quienes nacimos en la primera mitad del siglo XX somos testigos de las adaptaciones que hemos tenido que ejercer para entender, aceptar, usar y finalmente disfrutar los cambios especialmente los tecnológicos y los morales. Entonces, ¿Quién puede reclamar que “los venezolanos” se adapten a la situación que viven?  ¿no tuvieron que adaptarse los prisioneros de Auschwitz y Treblinka para sobrevivir?  ¿no tienen que adaptarse nuestros presos políticos a sus condiciones en el Helicoide? ¿Qué hay entonces de malo en adaptarse? Que tontería tan injusta es ese reclamo a quienes se adaptan como pueden porque si se adaptan no luchan. La falta de solidaridad me parece que esta en los acusadores.

7/27/2017

POLÍTICA EN VENEZUELA
Comentarios en Facebook
Abril-Julio 2017


Mayo 29/2017
Me doy cuenta de que la deserción de personajes chavistas abandonando al gobierno es conveniente para el cambio de régimen. Pero la verdad es que me da nauseas. Tengo suficiente capacidad para entender que esas declaraciones de desacuerdo ayudan a la resistencia y pueden conducir a un acto final de algun tipo. Sin embargo, cuesta dar la bienvenida a personajes tan involucrados en la destrucción de Venezuela como los que se han desvelado en las últimas semanas. No creo que es atrevimiento interpretar sus declaraciones oponiendose a Maduro, a su constituyente y a sus inconstitucionales trucos y abusos como simple oportunismo para saltar del barco hundiendose a ver que salvavidas consiguen. Todavía no les he oido alguna confesión de haberse equivocado al apoyar y trabajar para el socialismo siglo 21. Para mi siguen siendo chavistas con el agravante de que no se trata de gente pobre e ignorante de la que fue deslumbrada y atendida por el sunami de populismo de Chavez. Son profesionales universitarios que tuvieron altos cargos de gobierno con plena información y libre albedrío. De modo que los veo saltar su talanquera y me quedo impertérrito a ver si de verdad son terrones que comienzan a caer del derrumbe.


Mayo 30/2017
En el fin de semana escuché la grabación de una intervención de Freddy Guevara, en lo que parecía una reunión de su partido, explicando que el camino que se seguirá en los próximos dias incluye pedir el referendo consultivo sobre la constituyente y al mismo dia siguiente marchar hasta el CNE para exigir su ejecución. Quedé así más tranquilo de que se habia comprendido la gran importancia que tiene al menos intentar demostrar que la mayoría no queremos una constituyente. Si el CNE lo niega pues nos queda eso como evidencia ante el mundo, lo cual es muy importante. Sin embargo, pasan los días y no se oye ninguna actividad de la Asamblea Nacional para aplicar el Art 71 de la Constitución y aprobar hacer ese referendo con mayoría simple. Entre tanto, la D'Ameglio ya indicó que el CNE no juzga la constitucionalidad de la propuesta de Maduro y que se están preparando las elecciones de constituyentistas. Por su parte, la OEA va a discutir en la reunión de Cancilleres de mañana un proyecto de resolución que pide cancelar la convocatoria de la constituyente chavista. Me pregunto, ¿que es lo que impide a la Asamblea tomar esa decisión tan importante para el curso político de tal "materia de especial trascendencia nacional"? ¿que estarán esperando o maquinando?


Mayo 31/2017
Creo que tengo derecho a preguntar ¿Cuál es la estrategia que está siguiendo la Asamblea Nacional?  ¿Cómo es posible que ante los que en este momento son problemas mas apremiantes de nuestra crisis, la Asamblea haya aprobado ayer resoluciones sobre tres aspectos por lo menos secundarios del problema que enfrentamos?  Veamos.
Primera decisión: citar al Ministro Reverol para quejarse del "uso excesivo de fuerza" del orden público. No puede haber una resolución mas pírrica. Reverol jamás irá a esa cita y el problema es mucho mas grave que "el uso excesivo de la fuerza". Lo que está ocurriendo en Venezuela es un genocidio en cámara lenta con sistemáticas y premeditadas violaciones de derechos, torturas, asesinatos, robos, destrucción de propiedad, invasión de hogares y arrestos ilegales. Es decir, estamos presenciando la ejecución de crímenes por parte de la fuerza pública a mansalva. Lo que le corresponde a la Asamblea es por lo menos llamar esos abusos por su nombre: GENOCIDIO Y CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD y denunciarlos. Luego, apelar a las Naciones Unidas a que se apliquen el principio de Responsabilidad de Proteger, el Estatuto de Roma, la Convención contra la Tortura y demás tratados mundiales de defensa de los derechos humanos y además movilizar opinión de otros países y buscar aliados. Reconozco que la noticia sobre lo decidido ayer menciona la compilación de un expediente para ser presentado a la justicia internacional pero la prioridad es prevenir las atrocidades, no es identificarlas y certificarlas después que han ocurrido.
Segunda decisión: rechazar la compra de los bonos de PDVSA por Goldman Sachs. Okey, es válido, pero ya está bueno. Dejen eso para después. Ya el daño está hecho y los antídotos, que los hay, se aplicaran en el futuro. No deben distraerse más con ese guiso. En este momento, nuestros problemas prioritarios son otros.
Tercera decisión: "Llamado a la comunidad internacional para denunciar la crisis en Venezuela". Como si allá afuera no se hubiesen dado cuenta. En toda America Latina se ve a Maduro como un dictador. Al régimen ya no le queda casi apoyo internacional. En Europa todos los dias hay declaraciones, resoluciónes, foros y manifestaciones contra la dictadura narcotraficante que tiene el poder en Venezuela. La OEA se está reuniendo hoy a nivel de Cancilleres para discutir la crisis venezolana y … ¿nuestra Asamblea les hace solo un llamado? Que aguaos que son.
En mi opinión, tenemos miles de problemas pero los dos mas apremiantes son en PRIMERISIMO LUGAR detener el genocidio y la violencia contra nuestra juventud y luego, con el mismo nivel de urgencia, deslegitimar, desprestigiar y derrotar la propuesta de constituyente comunista de Maduro.
Si logramos activar la presión internacional para proteger nuestra población que está a riesgo de genocidio y de violencia, nuestras manifestaciones de calle se podran extender, ampliar y  llevar hasta la victoria. Si además logramos derrotar la constituyente, en mi opinión cae el régimen. Por estas razones son los dos problemas prioritarios. En ambos la Asamblea tiene un papel fundamental que jugar. Debe ser mas pro activa y menos reactiva.



Junio 13/2017
Las acciones de la Fiscal General Luisa Ortega tienen varias virtudes. Una es que han denunciado y documentado formal, técnica y legalmente los abusos y crímenes de la dictadura contra la República y los ciudadanos. Otra es que han señalado el camino a quien siendo o habiendo sido chavista sienta que los límites de la legalidad y la democracia han sido violentados. Aun otra virtud es que han sacado de sus casillas a los jerarcas chavistas hasta hacer evidente sus miedos, su desespero y desafortunadamente, su falta de escrúpulos también. Su estado es proclive a errores y a la violencia. Las amenazas que la Ortega ya ha recibido son la prueba de esas virtudes.
La celeridad con la que la Fiscal ha presentado sus acciones ante el TSJ hace pensar que tiene tiempo recopilando evidencias, pensando y redactando los documentos necesarios que no son articulitos de prensa como los que escribimos por ahi. Casi podríamos pensar que hay un plan maestro de acción legal y política que tiene quizá respaldos considerables. 
Sin embargo, no creo que podamos aspirar a que alguna de esas acciones sean asimiladas y acatadas por la dictadura. Lo mas seguro es que simplemente las rechacen, sigan con el coroto y mas bien monten una olla de difamación y acusación personal contra la Dra Ortega para al menos quitarla del medio. Eso significa, en mi opinión, que estamos ya en el llegadero. 
No creo que la dictadura logre celebrar elecciones para la constituyente ni siquiera con una minima semblanza de legitimidad y no creo que la oposición logre derrumbar al régimen ni con la ayuda de la Fiscal. Siento grave angustia porque mi visión es que ya no queda casi espacio para la política y está llegando la hora en la que hablaran las armas.


Junio 14/2017
La demolición del aparataje legal espurio y criminal montado por el gobierno basandose en sentencias fraudulentas del TSJ, ejecutada por Luisa Ortega, ha sido exahustiva. De lo hecho por la usurpadora Sala Constitucional en los últimos 18 meses no queda nada que valga. Todo es nulo y además los crímenes han sido comprobados. Falta solo que la Asamblea Nacional designe en legalidad los magistrados que sustituyen a los usurpadores para completar el trabajo.
Sin embargo, el régimen se mantendrá en el poder porque a sus jerarcas no les importa nada de eso. Las sentencias del TSJ eran solo su haraposa piel de oveja. Habiendo quedado desnudos en su criminalidad, de todos modos continuaran dominando y aplastando a la Nación. Un eventual nuevo TSJ que los condene les importará un pepino. Claro que tal situación activará mas presión política nacional e internacionalmente pero nada de eso los desviará de ejercer el poder. Entonces sobrevendrá armagedón y los militares decidiran.



Junio 22/2017
Ahora estoy mas claro. Primero,con todo mi respeto, la cosa es muy grave y seria como para andar preguntando "como se come eso". Luego hay que comprender que una Constitución no puede dar mas detalles sobre cómo proceder ante eventos históricos por venir que pueden tener variedad infinita. Por eso los términos en que los artículos estan redactados son generales aunque sus autorización y estipulaciónes son perfectamente claras. 
El Art.333 exige la colaboración de todos para restituir la vigencia de la CRBV y el Art.350 autoriza a desconocer y desobedecer al gobierno usurpador. El 333, por ejemplo, respalda diafana y plenamente los nombramientos que hará la AN de nuevos magistrados y rectores del CNE porque son acciones de restitución de la vigencia de la CRBV. 
Por parte de la Asamblea, obligatoriamente segun el 333, tendrá que continuar sus acciones sin acatar las inconstitucionales sentencias del TSJ. La Fiscalia deberá continuar sus acciones de defensa de la constitucionalidad. Las Gobernaciones, las Alcaldias, los jueces y en fin, todos los funcionarios estaran obligados a ayudar en la restitucción. 
En cuanto a lo que nos corresponde a los ciudadanos por el 350, hay tan innumerable variedad de ocasiones para desobedecer que cuesta imaginar cual nos tocara a cada uno, sobretodo porque nuestra inclinación natural es a obedecer. Asi nos criaron de niños. Claro, habra que cuidarse en no terminar presos haciendo desplantes por ahi en la calle porque no se trata de desobediencia para protestar. Por eso el 350 no es para incentivar una huelga general. Es desobediencia para restituir el orden constitucional. No participar en la fraudulenta constituyente es un buen ejemplo. Ciertamente los ciudadanos ya estabamos aplicando el 350. La declaración de la MUD es de caracter político y se necesitaba para subrayar formalmente que esa es la situación actual. Le toca a la Asamblea Nacional hacer lo propio. 
Recomiendo la lectura del artículo de José Ignacio Hernandez en Prodavinci de hoy sobre esta materia


Julio 2/2017
El 21 de noviembre de 1957 en ocasión de la X Asamblea General de la OEA que se celebraba en las salas de la Biblioteca y en el Aula Magna, los estudiantes de la UCV salieron a manisfestar contra el régimen de Perez Jimenez con una marcha dentro de la Ciudad Universitaria. Era jueves. Yo no estuve porque no tenia clases ese dia. Las clases se supendieron y el viernes no hubo nada especial, pero el lunes fuimos y desde temprano montamos una manifestación. Cerca de mediodia llegaron los esbirros de la Seguridad Nacional en dos autobuses y en el estacionamiento del Rectorado se bajaron como energúmenos con un rolo en una mano y una pistola en la otra. Salimos corriendo hacia atras del rectorado y bajando la pendiente mi hermano Enrique se cayó. Pensando rápido yo me volteé y enfrente al esbirro que nos seguía para darle tiempo a Enrique que se levantara. El tipo se frenó, me apunto con la pistola y yo segui corriendo. Lo logramos y seguimos hacia la Facultad de Ingeniería. Al llegar en pocos segundos saltamos sobre el seto como si fuesemos olímpicos y nos encerramos en ese edificio varias decenas de estudiantes. Despues de lanzarle los pupitres a los esbirros por los balcones, se nos acercaron y nos dijeron que salieramos para irnos a las casas y que no nos harían nada. Enrique y yo dijimos que a los primeros no les harian nada para que los demás salieran y entonces salimos de primeros caminando lento. Me monté en mi carro que estaba cerca y poco a poco rodé hacia la salida de las Tres Gracias. De pronto oimos los gritos de nuestros amigos que estaban siendo atacados por los esbirros a rolazos y me devolví a ayudar a los que pudiera. Se montaron en el carro el catire Hernandez, Trujillo y otro mas. El catire tenia una cortada en la cabeza que sangraba. Sali rápido hacia las Tres Gracias y estaba bloqueada. Me fui entonces hacia la salida de Farmacia y nos atraparon. Era la una de mediodía. Tuve que dejar el carro con las llaves. Nos pusieron contra la cerca y nos llevaron en autobuses hasta el tercer piso de la Seguridad Nacional. Nos obligaron a estar sentados en el suelo porque habia ventanas muy bajas. Vino el gordo Sanz y fumando un puro nos miraba como cochinos a la venta. Hizo algunas preguntas y se fue. En la noche nos llevaron a la Carcel Modelo. Eramos como150 estudiantes. Nos obligaron a quedarnos en interiores mientras revisaban nuestra ropa. Nos vestimos y entramos a un pabellon que parecia que habia sido liberado de otros presos recientemente. Alli pasamos la noche con unas cobijas de pacotilla que nos dieron y al dia siguiente nos dieron pan con queso y nosotros en la nocha ya estabamos acomodados incluso habiamos hecho fichas de dominó con unos cartones que estaban por ahi. Nos dimos cuenta que estabamos presos mas que todos estudiantes de los últimos años. recuerdo a Cristobal Palacio, Oscar Gonzalez Bogen, el catire Hernandes, el Paisa Vivas, y muchos otros de mis amigos. El miercoles nuestras familias nos comenzaron a llevar almuerzo como se acostumbraba desde la época de Gomez con los presos de La Rotunda. Todavía tengo la viandera con la que me llevaron mis almuerzos. Pero las cosas eran diferentes en esa época. A Cristobal lo soltaron el miercoles y el jueves liberaron otro grupo. A nosotros, Enrique y yo, nos soltaron el viernes. Mi papá dijo que lo habia ayudado el comandante de la guarnición de Barquisimento que era amigo suyo. Pero la condición habia sido que nos mantuviera amarrados de una pata como se hace con los pollos. Papá lo que hizo fue llevarnos a Barquisimeto. 
Esta historia la cuento para que se entienda lo profundo que me llega la noticia de los estudiantes de la USB presos por manifestar su protesta honesta, limpia, noble y legítima. Maldito el esbirro que les haga daño.




July 15-2017
Viendo el video de la golpiza propinada por policias y guardias a una indefensa persona en Lechería me pregunto que impulsa a esos hombres a comportarse de manera tan horrorosa. Si es odio, ¿por que odian a ese ciudadano? Si es que estan de acuerdo con el proyecto chavista, ¿les habrán dicho que hay que imponerlo a golpes, sangre y fuego? Si es adoctrinación ¿quien es el monstruo que fue su maestro? Si es cobardía, ¿como es que hay tantos cobardes en la fuerza armada policial y militar en Venezuela? Si fueron entrenados para eso por nuestros oficiales militares, ¿como es que hay tantos psicopatas entre nuestros militares? Han dicho siempre que nuestros militares dan prioridad al honor, pero esto es su mas profunda deshonra. Cobardes, miserables, delincuentes, desgraciados, despreciables, abyectos, canallas, rufianes, bellacos, bazofias, desperdicios sociales. Eso es lo que son y sus jefes son los responsables. Son una vergüenza para la humanidad.